Los trabajadores de la salud colombianos que luchan por hacer frente a la desnutrición y el agua sucia devastan a los recién llegados a los barrios marginales de Maicao.

A un lago aparentemente interminable de chozas de cartón y hojalata rodea el perímetro de la antigua pista de un aeropuerto en la ciudad desértica de Maicao en Colombia. Conocida localmente como La Pista, el área alberga a más de 2,000 familias y es uno de los 44 asentamientos informales que han surgido alrededor de la ciudad en los últimos dos años.

El viejo aeropuerto se ha convertido en una pista de aterrizaje para migrantes desesperados y pueblos indígenas binacionales Wayuu que huyen de la crisis económica y política en Venezuela , donde los elementos básicos de la vida son difíciles de conseguir.

Maicao se encuentra en La Guajira, la región más al norte de Colombia, y se encuentra en la frontera con Venezuela. Es el segundo punto de entrada más concurrido para los migrantes después de la principal ciudad fronteriza de Cúcuta.

El hedor a orina llena el aire dentro de la choza de hojalata caliente donde Elaine Rojas vive con su familia. No hay baño, por lo que la familia de seis personas va donde puede. Rojas, de 27 años, vino de la ciudad venezolana de Maracaibo hace cuatro años en busca de una vida digna para sus hijos.

Su fragilidad es un signo de desnutrición; la comida escaseaba en su tierra natal y lo ha sido desde que llegó a Colombia.

“No es mejor [que Venezuela] pero al menos tenemos algo de comida, aunque a veces no tenemos suficiente”, dice Rojas. “Cuando llueve es terrible, todo el lugar se inunda”.

Rojas y su esposo, quienes sobreviven reciclando plástico, construyeron ellos mismos su cabaña, comenzando con bolsas de plástico y trozos de madera antes de comprar un poco de hierro corrugado. Como en La Pista no hay agua corriente ni potable, todo el mundo depende de los vendedores de agua que cobran una tarifa por distribuir barriles sin tratar que se llevan entre las casas en burros.

Mucha gente en Maicao sufre de desnutrición. Organizaciones como Save the Children y Action Against Hunger están apoyando a las familias de La Pista, pero la mayoría de las familias todavía come solo una comida al día, en su mayoría hecha con harina pero ocasionalmente con arroz. Son pocos los que pueden permitirse comprar carne, frutas y verduras. Un tomate puede costar 800 pesos (15 peniques).

Tal dieta es una de las principales causas de desnutrición, dice Mabis Mercado, quien está a cargo de atender a los pacientes migrantes en el principal hospital de Maicao. Ella cree que hay unas 8.000 personas en La Pista y dice que los casos de desnutrición se han disparado desde el año pasado. El hospital atendió 152 casos de desnutrición crónica en 2020; 68 entre venezolanos y 25 entre comunidades indígenas.

“Los más afectados son las poblaciones indígenas”, dice Mercado. “El agua en La Pista es horrible; causa muchos problemas intestinales, que se suman al problema de la desnutrición “.

En 2018, los médicos comenzaron a ver casos más graves de desnutrición a medida que se intensificaba la crisis de Venezuela, dice. La pandemia ha empeorado aún más la precaria situación.

“El año pasado fue realmente crítico porque muchos de los migrantes tienen trabajos informales. Con el cierre de la pandemia, no podían hacer nada, todo estaba cerrado, tanta gente pasaba hambre, no podía pagar la comida ”, dice Mercado. “Encontramos recién nacidos con desnutrición y niños que, por falta de acceso a la leche… también comenzaron a caer en desnutrición”.

El hospital está repartiendo suplementos. “Pero nos hemos quedado sin. Solo tuvimos suministros para tres meses ”, dice.

Los datos de las autoridades de Colombia dicen que 51,361 migrantes viven en Maicao, pero Mercado y otros que trabajan en el terreno le dijeron a The Guardian que estas cifras eran una estimación conservadora. Dicen que es casi imposible controlar la migración, debido a los numerosos cruces fronterizos informales y peligrosos, conocidos como trochas , que se utilizan para contrabandear armas, medicinas y gasolina.

“Hay 180 trochas y no hay control”, dice Mercado. “Es difícil de regular y los datos no son precisos”.

En el interior del hospital, Rosa Primera, de 29 años, está sentada con su hijo de 18 meses, cuyo cabello de color claro es una clara señal de desnutrición. Primera lleva tres meses en Maicao y tiene la misma historia que la mayoría: “Me fui [de Venezuela] por la crisis”, dice. “No tenía dinero para comida”.

El Dr. Alberto Galue, quien dirige la sala de niños en el hospital de Maicao, dice que los niveles de desnutrición son “muy graves … Estamos abrumados”.

En mayo de 2019, la agencia de la ONU para los refugiados, ACNUR, instaló su primer campamento en Colombia, proporcionando un respiro temporal. En los últimos seis meses, sin embargo, han surgido decenas de viviendas improvisadas alrededor del campamento de la ONU.

El representante de ACNUR en Colombia, Jozef Merkx, dice que la agencia está trabajando con las autoridades para abordar las “necesidades urgentes en varios asentamientos informales con muchos refugiados, migrantes y familias de acogida”.

“Una gran parte de la población de los nuevos asentamientos informales es de origen wayuu, en su mayoría provenientes del lado venezolano de la frontera”, dice.

Los Wayuu constituyen el 56,4% de la población total de La Guajira y no reconocen la frontera entre Colombia y Venezuela.

Una niña wayuu que cruzó a Colombia desde Venezuela dice que perdió dos bebés por desnutrición.

“Ellos estaban enfermos. Tenían diarrea y vómitos y yo no tenía recursos ”, dice Yulexi del Carmen, de 16 años, en su idioma wayuunaiki, mientras que su prima traduce al español. “Uno murió después de un mes y el otro cuando tenía un año”.

Del Carmen y su familia estaban preparando arroz para el almuerzo cuando The Guardian los visitó. Por la noche beben chicha , una cerveza tradicional elaborada con maíz fermentado. Su barril de agua de plástico estaba vacío porque se habían quedado sin dinero.

Osmer José, un vendedor de agua de 20 años, dice que estar en La Pista es “como estar en Venezuela pero el dinero va más allá”. El agua cuesta 3.000 pesos (60 peniques) al día para quienes pueden permitírselo.

Muchos venezolanos viven en chozas similares de hierro corrugado en el centro de la ciudad de Maicao, incluida Ana Josefina Gutiérrez, de 33 años, de Los Puertos de Altagracia, sobre el río desde la ciudad más grande de Maracaibo, a unas pocas horas en auto. Ha vivido aquí en condiciones precarias durante unos 18 meses.

Cuando estaba embarazada no tenía un centavo y, a veces, tenía que dormir en la calle con dos niños pequeños a cuestas. “No sabía qué hacer”, dice Gutiérrez, quien se encuentra en una clínica de salud de Maicao con su hijo. “Dormí afuera. No comí bien. A veces no comía nada durante dos días.

“Tenía desnutrición porque yo estaba pasando por un momento difícil y no tenía nada que darle”, dice. “Nunca en mi vida pensé que viviría así”.

Gutiérrez, que es diabética, recibió algunos fondos de emergencia de Save the Children y ha podido salir de la calle y vivir en una vivienda básica. Dice que le cuesta unos 7.000 pesos (£ 1,35) al día para sobrevivir.

Su único mobiliario en el refugio de una habitación es un colchón de espuma de segunda mano y una cuna. La casa está hecha de hojalata y está rodeada de habitaciones que albergan a otros venezolanos. El metal crea un interior sofocante durante el día, pero al menos ella está a salvo aquí por ahora. Es probable que sus fondos duren tres meses, dice.

La frontera de Colombia con Venezuela se reabrió recientemente , luego de cerrarse en marzo de 2020 para frenar la propagación de la pandemia. Ya ha comenzado a llegar más gente, dice Mercado.

A medida que se acerca la temporada de lluvias de septiembre, crece la preocupación por las personas que viven en La Pista. Sin duda, sus casas de cartón y hojalata se inundarán y el agua se contaminará aún más, lo que provocará más enfermedades.

“Le pedí a Dios que no llueva este año”, dice Mercado. “Ya ha sido muy difícil para la gente con la pandemia. Sus hogares serán destruidos “.